QUERER ES PODER

Quizás Maite pensó que estaba loca cuando intenté convencerle de que realizara ella misma las vainicas de la enagua de Anna. Nunca había hecho vainicas. ¿Misión imposible?  Para nada. Ha sido un verano de trabajo, pero también de mucha ilusión.

Me encanta colaborar en el proyecto de un bordado tan especial como es una enagua, por muy bonitas que queden después del montaje, la satisfacción de haber contribuido en el trabajo no es la misma. La carita de Maite cuando las vio terminadas fue de asombro total:  ” ¿eso lo he hecho yo?”.

Con nuestra ayuda y acabado, el éxito del proyecto está asegurado.

Querer es poder

¿Te apetece probar?  Te esperamos.

Artículos Relacionados

Posted in enaguas, fallas and tagged , .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *